Realizar los ejercicios fue la mejor decisión que pude tomar. La escucha diaria y la meditación de los mismos, han » abierto mis ojos» permitiéndome VER lo que el Señor desea de nosotros. La pasión por mi fe ha aumentado y deseo que ésta, dé los frutos tan anhelados por mi. Dios cuide de los sacerdotes, quienes dirigen estos Ejercicios y los acompañe en el camino de orientar y guiar a quienes lo buscamos sin cesar.