En esta tercera y última entrada, recogemos las recomendaciones para promover la práctica de los Ejercicios Espirituales entre los jóvenes, de Mons Domenico Passuello, que en su etapa de Asistente Diocesano en Vicenza fue el Director de Villa S Carlo y la Obra Diocesana de los Ejercicios Espirituales durante más de 20 años.  En este escrito nos recuerda cuales son las condiciones esenciales y nos previene ante ciertos inconvenientes. 

 

Ejercicios Espirituales de Asociaciones 

Mons. Francesco Olgiati, eminente educador y profundo conocedor de los jóvenes, publicó en noviembre de 1932 un significativo decálogo de los Ejercicios Espirituales, que aún conserva toda su relevancia en la actualidad. En el primer punto dice textualmente: «Cualquiera que quiera organizar una asociación juvenil católica, sin preocuparse por enviar poco a poco a todos los miembros a los Ejercicios Espirituales, se parecería al granjero del cuento de hadas, que estaba esperando frutos de árboles sin raíces«. 

*     *     *

El Estatuto de la Acción Católica en los artículos 70 y 71, definiendo el verdadero, exacto, significado de la Asociación de la GIAC, dice expresamente que su finalidad es: «la formación de sus miembros, especialmente en la oración, la acción, el sacrificio«, objetivo que se obtiene «cuidando la formación integral de la conciencia cristiana de sus miembros, con las ayudas espirituales y culturales adecuadas«. 

Entre estas «ayudas espirituales apropiadas«, el primer lugar está sin duda ocupado por los Ejercicios Espirituales. Esto se confirma por la experiencia, miles de jóvenes nos lo dicen en voz alta, como nos repitió expresamente el Santo Padre el 10 de enero u.s., con motivo de la jornada sinodal en Roma, en la que hablando a veinte mil miembros de la A.C, dirigió un cálido llamamiento a nosotros los asistentes eclesiásticos, con estas precisas palabras: «Los esfuerzos dedicados en retiros y ejercicios espirituales constituyen la parte preeminente de los asistentes, una parte que debe preceder a cualquier otra preocupación por organizarse, reclutar miembros, detener el mal«.

*     *     *

A algunos hermanos les puede parecer una utopía llegar a la organización de Ejercicios Espirituales para las Asociaciones individuales. 

Y lo que también pensaba, hace ocho años, cuando había sido Asistente Diocesano durante apenas dos años, todavía no había encontrado este camino «directo» para la formación de los jóvenes. Me convertí al trabajo de los Ejercicios Espirituales, después de participar en el Mes Ignaciano, una experiencia maravillosa e inolvidable, que todo sacerdote debe hacer al menos una vez en su vida. A partir de ese año, con la gracia de Dios, con la colaboración fraterna de los asistentes parroquiales, (que son los que tienen que tirar del carro y … a veces incluso bueyes!), y con la buena voluntad de los jóvenes pasamos de 2 cursos con 80 jóvenes (1952) a 47 cursos, con 2.470 participantes (1959). Cada año normalmente hay cursos de 5 días y el curso de 8 días está en proceso.

Para llegar a esto aquí hay tres condiciones esenciales:

  1. Seamos tan convencidos de la eficacia y la necesidad de los Ejercicios Espirituales que también podamos convencer a otros, sacerdotes y laicos.
  2. Acercarse personalmente a un pequeño grupo de Asistentes (una docena sería suficiente incluso en una diócesis grande), y establecer con ellos un plan para sensibilizar primero a los jóvenes de A.C. y luego a todos los demás.
  3. Preparar y hacer uso de un grupo de jóvenes generosos: no debemos olvidar que los mejores propagandistas de los Ejercicios no somos nosotros los sacerdotes, sino los jóvenes que participaron en ellos.

Sin embargo, no nos engañemos a nosotros mismos de que todo puede ir siempre bien: las dificultades, los fracasos, las decepciones ciertamente estarán ahí: en estos casos debemos tener el coraje de comenzar de nuevo. De esta manera se consigue crear tradición, el buen hábito. Hoy, en la diócesis, tenemos Asociaciones que sin dificultad logran organizar uno o más cursos de Ejercicios cada año.

*     *     *                   

Para concluir algo serio y duradero, también es necesaria una organización precisa en el campo de los ejercicios. A veces la prisa que desgarra el mundo actual, también nos lleva a los sacerdotes y luego a nuestro trabajo como educadores, abatidos y degradados, y ya condenados al principio al fracaso.

Para evitar estos graves inconvenientes, será útil tener en cuenta, lo siguiente:

  1. El asistente eclesiástico que quiera comenzar el trabajo de los Ejercicios en asociación no debe comenzar al azar, sino tener en mente un plan de acción, claro, adecuado a las necesidades, circunstancias, posibilidades de su parroquia. No olvidemos la expresión de Pío XII: «Sed discretos en el principio, constantes en la continuación, valientes en la realización» (A los Quaresimalisti  de Roma, 1955). 
  2. Una vez elaborado el plan de trabajo, es necesario traducirlo a la práctica a cualquier costo: no se puede programar un curso de Ejercicios y luego cancelarlo ante las primeras dificultades; tampoco se pueden comprometer plazas, ¡sin antes hablar con los participantes!
  3. Aquellos que participan en los Ejercicios deben ser abordados en tiempo y personalmente. No creemos que se pueda organizar un curso de Ejercicios simplemente lanzando un llamamiento, abriendo las inscripciones, exponiendo un manifiesto: si eso fuera suficiente esto sería demasiado fácil! Todo es un trabajo personal, una reunión cara a cara con el Asistente, con los líderes, con un amigo, con los padres, y ¿por qué no? con la novia de ese hombre; en definitiva, con todos aquellos que de alguna manera nos pueden ayudar.
  4. Los participantes deben llegar al curso espiritualmente preparados. Es un deber, además de honesto, decir a los jóvenes cuáles son los Ejercicios Espirituales, decir que hay silencio, no impuesto desde afuera, sino por la necesidad de una conversación íntima y personal con Dios, que será necesario orar y pensar mucho. Decirle a los jóvenes que todo es fácil, que es bonito, etc… me parece una traición, así como un error psicológico. A veces los jóvenes regresan de los Ejercicios sin ninguna mejora precisamente porque no han tenido una preparación adecuada, que, además de los medios externos (instrucciones, películas, reuniones, advertencias, propaganda, etc.), requiere los medios de la Gracia: oraciones, comuniones, sacrificios. ¡Y aquí se debe hacer una verdadera movilización general en la parroquia! ¡No nos avergonzemos de pedir las oraciones de las buenas Hermanas, de los niños del Jardín de Infantes, de los ancianos del refugio, de los enfermos, de los padres, especialmente de las santas madres! Un grupo de jóvenes de la misma parroquia que participen en los Ejercicios Espirituales debe ser un evento de interés común.   La salida y la llegada, en grupo, entre cantos y alegría, deben tener un carácter de solemnidad religiosa: salimos y llegamos a la parroquia al son festivo de las campanas, no a la chetichella, «noctu», sino a la luz del día. Que todos vean, que todos se den cuenta, que todos sepan: esta es también una forma de comprometer la nuestra y sensibilizar a los demás.
  5. Después de los Ejercicios, el trabajo del Asistente no está terminado, de hecho, me gustaría decir, comienza en ese momento. Los Ejercicios realizan verdaderos milagros de gracia, pero no el de conferir impecabilidad. Por lo tanto, cuando un joven regresa, uno no debe abandonarlo, como si se hubiera convertido en un santo de repente, sino que debemos encontrarlo lo antes posible, acogerlo con un corazón paternal, seguirlo con atención y amor en los primeros pasos de fervor, en la era posterior de enfriamiento, ayudarlo a superar las dificultades inevitables, alentarlo, si recae. Y cerca del contacto en la conversación personal, aquí hay otras iniciativas, comunes, externas, como los retiros mensuales de perseverancia, el encuentro de los participantes con el sacerdote que dictó el curso; la visita a la Casa, que los acogió, un elogio, un estímulo público; la visualización en la lista con los nombres; un Ave María, después de la reunión para la perseverancia en las buenas intenciones; un informe realizado por un participante a todos los jóvenes, y … cuanto más tienes, más pones. Son todas cosas experimentadas y encontradas muy válidas.

*     *     *

Hoy hay una sensación de pesimismo hacia los jóvenes, que sinceramente no podemos compartir. Debemos ser más optimistas: hay muchos jóvenes inteligentes, jóvenes heroicos. Creo que cada Asistente Giac, ha averiguado la verdad de estas palabras del Papa Pío XII, de S.M.: «Hoy hay en la Iglesia un soplo del Espíritu Santo que llama al heroísmo, a la dedicación completa. En medio de las espinas de un mundo que se ha vuelto pagano de nuevo, brotan cada vez más flores inmaculadas, que se recrean con su frescura, que encantan con su aroma … Nos gustaría que los sacerdotes supieran atreverse en la santidad y no tener miedo de proponer los objetivos de la santidad más sublime» (Pío XII, 10-3-1955).

Cerca de los jóvenes heroicos que encontramos, es cierto, y son quizás los más, los débiles, los disueltos: también y sobre todo para estos se hacen los Ejercicios Espirituales, porque sobre todo desean volver a la Casa del Padre.

La sed de paz los atormenta: tal vez como el paralítico del Evangelio (Jn 5: Iff.), desean sumergirse en el estanque del agua sana de la Gracia, pero aún no han encontrado uno que los ayude. Hominem non habent…! 

Para estos y para aquellos, los Ejercicios Espirituales serán el don más hermoso, la gracia más grande, el comienzo de una vida verdaderamente cristiana.

Creemos, hermanos, en la posibilidad de los Ejercicios Espirituales también para los jóvenes de nuestro tiempo, creemos sobre todo en su necesidad e insustituibilidad.

A menudo los jóvenes derivan en el campo moral y se alejan de Dios, porque el mundo moderno (cine, negocios, televisión, mecanización, configuración de la vida, etc…) todo parece hacerse a propósito para no ayudarlos a pensar. Pongámoslos en condiciones de poder pensar seriamente, a través de los Ejercicios Espirituales, que son el medio principal, si no el único: redescubrirán lo que a menudo les falta y que solo nosotros los sacerdotes podemos dar: Dios, nosotros mismos, el verdadero sentido de la vida.

Sac. DOMENICO PASSUELLO

Assistente Diocesano GIAC di Vicenza

One Comment

  1. Devia Leonardo Marcelo 10/21/2022 at 8:57 am - Reply

    Info

Leave A Comment



Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas Publicaciones

Puede interesarte….